PLAN ESTRATÉGICO DE TU EVENTO EN LAS REDES SOCIALES - (A.T.)

Ninguna empresa puede negar en nuestros días la importancia que juegan las redes sociales en su ámbito de ventas y afianzamiento de su marca. 
La interacción que surge entre empresa y cliente puede generar tanto fidelidad como rechazo según se planteen las relaciones.

El marketing digital, el marketing social o marketing de redes sociales cobran mayor sentido y relevancia cada día. Sin necesidad de grandes campañas publicitarias, un futuro cliente se encuentra esperando detrás de una pantalla de ordenador, tablet o smartphone. Y si el plan estratégico llevado a cabo por la empresa es resultado de un buen estudio previo, los resultados aparecen por si solos.

No obstante, las redes sociales son precisamente eso, "sociales", lo que nos lleva a tener que pensar en que la clave final se encuentra en las relaciones que puedan surgir de forma directa entre empresa y cliente. Relaciones que suelen establecerse mediante eventos a gran escala (presentación de productos o eventos sociales y corporativos) y eventos menores (promociones, expansión de nuevo producto, etc.).

Para lograr que el resultado final sea un éxito, nuestra empresa debe crear con anterioridad un minucioso plan estratégico sobre el evento. 
 
 
Un plan estratégico que debe incluir dos fases: Evento Real y Evento Virtual. 
 
El Evento Real es la celebración en sí. Todo aquello que conlleva su producción y realización (material, catering, cartelería, personal, etc.). Una parcela a la que le dedicaremos una entrada próximamente.

El Evento Virtual es el "otro evento". El evento que no se ve, que se encuentra en las redes sociales. 

En una anterior entrada  os sugeríamos alguna de las útiles herramientas que existen para gestionar redes sociales en los eventos. Son herramientas que tendremos en cuenta dentro de nuestro plan estratégico, que sin embargo debe contener al menos los siguientes puntos o variables a estudiar y planificar:
  • Target del evento.
  • Dimensiones del evento.
  • Estacionalidad del evento.
  • Estacionalidad del producto y/o marca.
  • Finalidad deseada sobre el producto y asistentes/participantes.
  • Dimensionalidad en las redes sociales óptimas.
  • Tipo de interrelación estándar.
  • Feedback y CRM.
Todos estos puntos, teniendo en cuenta que únicamente hemos señalados los más relevantes, deben estudiarse y planificarse de forma individual pero teniendo en cuenta todos ellos a su vez. Y conjuntamente, generar un vínculo natural y efectivo con el Evento Real. Todo debe ir de una mano, pero con orden.


 Los puntos señalados nos deben dar como resultado qué tipo de red(es) social(es) es la más óptima para el evento. Aunque nuestra empresa se encuentre registrada en múltiples de ellas, no todas son necesarias ni útiles para todo lo que la empresa realiza. Cada red social tiene un tipo de destinatario, objetivo y funcionalidad diferente, y utilizar una red social inadecuada en tu evento puede llegar a ser como gritar a pleno pulmón al vacío. 

Se trata de generar notoriedad, tráfico y relevancia desde el principio (la promoción) hasta el final (feedback y CRM), pasando por la misma celebración del evento (interacción de los asistentes). 
El resultado será que los asistentes, clientes, y participantes en el evento tengan presente el producto, marca y/o empresa a lo largo del tiempo.
















0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada